¿De dónde viene?

En la década de 1.980 nace en Bogotá la Fundación para la Actualización de la Educación. Se concreta como institución el 26 de Octubre 1982 y funda su primer Colegio FACE en febrero de 1983. Su primera Junta Directiva queda integrada por los miembros fundadores: Patricia Cárdenas, Rosa Consuegra, Alfonso Ferro, Manuel Ospina, Rocio Peñuela, Miembro Honorario:Carlo Federici, Presidente: Roberto Maldonado y Representante Legal y Directora Ejecutiva: Margot de Pellegrino.

No se trataba entonces del aprovechamiento de unas simples condiciones de oportunidad, sino más bien de la culminación de un largo y agitado proceso de desarrollo en el campo de las actividades educativas. Margarita Gómez Zuleta (Margot), unos años antes la Madre Pilar en la comunidad de las monjas del Sagrado Corazón de María (Colegio Marymount), fue el alma y guía de este proceso.

Uno de los más importantes aciertos de Margot consistió en el desarrollo de actividades escolares enfocadas al cuidado de los estados emocionales de los estudiantes. Un Colegio verdaderamente hospitalario para todos era un ingrediente fundamental para el desarrollo de prácticas educativas con miras a la formación integral de las personas. Igualmente se fortaleció el ejercicio de las actividades educativas teórico-prácticas orientadas al campo de la investigación para que los estudiantes desarrollaran sus capacidades aprendiendo a aprender, logrando desarrollar procesos que los lleven a ser autodidactas, autodisciplinados, responsables, analiticos…

Desde el principio estaba claro que el Colegio no era confesional, por eso no se enseñaba ninguna religión. El propósito fundamental de realizar una Educación en el Amor, abarca un abanico de posibilidades donde tienen cabida tanto los creyentes como los no creyentes.

El Colegio comenzó en una casa campestre en Chía (Cundinamarca) en donde permaneció dos años. En la actualidad el colegio tiene dos predios en las afueras del pueblo de Tenjo, cada uno de cuatro hectáreas aproximadamente. En el primero de ellos, a seiscientos metros del casco urbano y por la carretera que conduce a la vereda La Punta se encuentran nuestras instalaciones principales, con una capacidad para atender comodamente a doscientos cincuenta estudiantes. Pensamos que un colegio no debería ser más grande, en favor de la atención personalizada.

En el segundo predio, a cinco kilómetros del casco urbano y por la carretera Tenjo- Siberia, se encuentra la “granja pedagógica”. Allí los niños aprenden acerca de “cultivos orgánicos”, tienen algunos animales de granja, cabras, patos, gansos, perros, conejos, etc. Además cuenta con algunos caballos y un picadero, en el cual pueden practicar equitación y “vaulting”.

 (Ver historia ampliada en el libro: EDUCAR PARA EL DESARROLLO PERSONAL)